El documental del Barça vuelve a evidenciar el gran poder de los jugadores en el club