El disgusto que los peñistas del Murcia se llevaron al saber que jugarán en Segunda B