El discurso para guardar de Gabi Heinze a un niño que lloraba tras perder un partido: “¿Sabes cuántas finales perdí yo?”

El discurso para guardar de Gabi Heinze a un niño que lloraba tras perder un partido: “¿Sabes cuántas finales perdí yo?”