Parte de la directiva del Barça ve con buenos ojos intercambiar a Griezmann por Neymar