La directiva del Barça señala a un culpable: Piqué fue testigo en los tres goles del Madrid