La soledad de Ernesto Valverde: ni una llamada ni un mensaje en plena negociación con Xavi