El día libre del Madrid en Montreal: El madrugón de Florentino, la locura por Benzema y la popularidad de Kubo