La pista que ayudó a detener al presunto asesino de Celia Barquín en pocas horas