Los detalles de uno de los peores días de Villar: casi 20 horas de registros y noche en los calabozos