Más de 100 cuentas en redes, ataques a Messi y su mujer y un millón de presupuesto: los detalles del escándalo en el Barça