Cómo controla la policía a los ultras en un partido de alto riesgo, desde dentro