La desgarradora carta de despedida de Ranieri: "Ayer mi sueño murió..."