Los desencuentros de Luis Enrique con Jordi Alba: una ausencia tan esperada como inexplicable