Del desconcierto a la tranquilidad, tras 587 días, Casillas vuelve a la portería blanca