Lo peor de la derrota del Barça no fue el resultado sino la imagen que dieron