Deportividad máxima en el túnel del clásico: bromas de Piqué y Ramos y saludo cariñoso de Marcelo y Paulinho