Los deportistas catalanes se mojan tras el referéndum del 1-O