El deporte se impone a la política: así fue la fiesta en la visita del Madrid a Girona