Una denuncia de Villar a la FIFA estaría detrás de la carta enviada a la Federación