El Barcelona intentó ocultar con la edición de un vídeo que Dembélé había llegado dos horas tarde al entrenamiento