Dembele pierde más crédito: se queda sin el apoyo de Valverde y el vestuario