El delegado del Atlético tuvo que llevarse a Morata del campo tras la supuesta colleja de Alberola Rojas