La decisión histórica de la Fórmula 1: se acabaron las azafatas en la parrilla