Setién debuta al frente del Barça con presión y sin margen de error