La debacle de España en casa llegó con la peor anotación en un partido desde 1968