Los datos por los que parte del madridismo pita a Bale (y lo que olvida ese sector)