Qué barbaridad de gol: Danilo arranca en el centro del campo y se saca un cañonazo desde la frontal (1-1)