Dani Arnold, el suizo que batió un récord al escalar los 550 metros de los Dolomitas sin cuerdas ni arnés