El curioso caso de la localidad gallega de Cerceda: por un habitante tendrán que salir por turnos