Hasta los curas dejan sus obligaciones por ver a Brasil en el Mundial