El entrenamiento del triatleta Cristóbal Dios: en un pozo, atado con un cinturón y a palos en la cabeza