El gesto inédito de Cristiano: Mira al banquillo, levanta la cabeza y se señala