La estrategia de la Juventus para evitar pisar suelo estadounidense