Coutinho confiesa que su polémica celebración iba dirigida a los periodistas