Coutinho y la ovación de Anfield que suena a despedida