Yuki Kawauchi, de conserje de instituto a ganador de la maratón de Boston