El coronavirus sólo ataca al deporte: ni fallas, ni manifestaciones, ni conciertos, ni transportes