Agua ardiente, chocolate y lo que sea por ver a Madrid y Barça en la Copa del Rey