El Barcelona de las dos caras: de controlar el partido a ser un equipo desajustado y que genera dudas