El control torero de Joaquín, al estilo de ‘Curro Romero’, que puso en pie al Villamarín