Las contradicciones de Bartomeu para justificar el partido del Barça sin afición