Ni las duras entradas consiguen apagar la magia de Neymar y Mbappé: El PSG sigue ganando en Francia