Todo vale para conseguir una foto y un autógrafo de Lucas, Giménez y Griezmann, hasta saltarse la seguridad