Las consecuencias de la sanción al Manchester City: de un descenso administrativo, a la fuga de cracks