La complicidad, broma incluida, entre Sergio Ramos y Vinicius en el campo