Cómo se amaña un partido: de los intermediarios, a contactar con el vestuario