Morata se quejó de una colleja del colegiado Alberola Rojas durante el partido ante el Eibar