Continúa el colapso en el acceso al Everest pese a los fallecidos