Siguen las colas kilométricas para ascender al Everest pese a los diez fallecidos atrapados en la montaña