Un coche calcinado, carreras entre camellos o una llave inglesa como volante: las locura del Dakar